viernes, 13 de abril de 2012

UNA CLASE DE GRATITUD DISCURSO DEL DOCTOR JOSÉ VICENTE SÁNCHEZ FRANK, RECTOR DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DEL TÁCHIRA, EN EL ACTO DE OTORGAMIENTO DE RECONOCIMIENTO PROFESORES Y DOCTORADO HONORIS CAUSA


<><><><>
San Cristóbal, 29 de Marzo de 2012

“La solidaridad no es un sentimiento superficial, es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común, es decir, el bien de todos y cada uno para que todos seamos realmente responsables de todos”.
Juan Pablo II
Quiero iniciar mi intervención dándole gracias al Todopoderoso como creador y dador de todas las cosas, por brindarme la oportunidad de compartir con ustedes otra celebración académica, la cual disfrutaremos a plenitud con todos ustedes y sus familiares, y a quienes les damos la más cordial bienvenida.

EL FOMENTO DE LA VIRTUD DE LA GRATITUD

Para ello comenzaré por expresar que la gratitud es la virtud que nos lleva a tomar conciencia de los dones que recibimos cada día, a valorar la generosidad del que nos los da y a mover nuestra voluntad para corresponder a estos dones, aprovecharlos, desarrollarlos y ponerlos al servicio de los demás.

Hoy, la «UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DEL TÁCHIRA» se convierte en una inmensa aula para dictar la clase de «LA GRATITUD».

La Gratitud, esa hermosa virtud que nos lleva a dar gracias por lo que se tiene y por lo que se es, en lugar de lamentarse por lo que no se tiene o se quisiera ser, ya que «LA GRATITUD» ayuda a la madurez y al enriquecimiento personal.

¿Por qué viene la «UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DEL TÁCHIRA» a dictar esta clase magistral de gratitud?

Porque es una virtud muy difícil de encontrar en el mundo y por lo mismo infinitamente valiosa; porque «LA GRATITUD» nos permite disfrutar y vivir con alegría y gozo quienes somos y lo que tenemos y recibimos.

Porque «LA GRATITUD» es la virtud que nos ayuda a hacer felices a los demás sin hacer grandes sacrificios ni grandes esfuerzos.

Porque «LA GRATITUD» nos conduce a fijarnos siempre en lo bueno y esta actitud la transformamos en un hábito de vida. Quienes no tienen nada que agradecer es porque solamente se fijan en lo malo.

«LA GRATITUD» nos lleva a fijarnos en las cosas buenas y en lo bueno de las personas. Nos lleva a reconocer todo lo bueno que tenemos y somos, y poner todo lo que está de nuestra parte para ser mejores.

Hoy en Clase de Gratitud, venimos a enaltecer a un calificado grupo de personas y organizaciones, para expresar nuestro testimonio de admiración, para reconocer en este acto sencillo, su grandeza, su inteligencia y vocación de servicio.

Vengo en nombre de la «UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DEL TÁCHIRA» a decirles a Ustedes que sus vidas son símbolo de la ejemplaridad universitaria y de las más alta creatividad del pensamiento filosófico humanista.

Venimos a agradecerles a Ustedes, por su dilatada y fecunda labor, una más corta, otra más larga, por el ejemplo del rigor profesional con el cual han trabajado, por la responsabilidad y la constancia que caracterizan una sólida vocación al servicio de la comunidad.

Venimos a decirles Muchas Gracias, porque en torno a las vidas de cada uno de Ustedes, se integran las virtudes esenciales del buen ciudadano, evidenciadas en su ejemplar y fructífera trayectoria como profesionales.

Resultó hermosa la tarea de seleccionarlos a Ustedes como ciudadanos Ejemplares; porque cada una de sus vidas es ejemplo para la comunidad y para la nación.

Quiero agregar como palabras de cierre, una máxima de la Madre Teresa de Calcuta, y que he tratado en mi vida de que sea prédica y práctica “EL QUE NO VIVE PARA SERVIR NO SIRVE PARA VIVIR”

Gracias por su asistencia y gracias por compartir este momento de grandioso de reconocimiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada